Header

Comer y beber a mi manera

17/04/2012 |


El reconocido escritor y periodista valenciano publicó un libro donde reúne una serie de extraordinarios relatos y anécdotas acerca de la gastronomía.

Uno de los libros más bellos que se pueden leer acerca de la gastronomía es “Comer y beber a mi manera”, de Manuel Vicent. El autor es una de las grandes plumas españolas contemporáneas, escritor, periodista, galerista y por supuesto, sibarita.

Vicent es oriundo de Valencia y es el último eslabón de una cadena de brillantes literatos como Azorín, Miguel Hernández y Vicente Blasco Ibáñez, todos ellos nacidos en esas tierras. Entre sus obras más notables se encuentran Son de Mar y Tranvía a la Malvarrosa, aunque también se ha destacado por su afición a la buena cocina, experiencias que condensa en este pequeño y fascinante libro.

Sólo un talento como el de Vicent puede enhebrar poesía y gastronomía con tanta sensibilidad. Narra historias y anécdotas acerca del pan, las hortalizas, sus amados arroces valencianos, que tan bien se dan en las albuferas, los pescados y el aceite. Respecto de este último ítem el escritor cuenta que una vez en Denia, un humilde marinero departía con un hombre acaudalado. “El marinero había partido un tomate por la mitad, lo había regado con aceite de oliva de la sierra de Mariola y sobre él había colocado varias anchoas. A mano también tenía un plato con aceitunas amargas partidas, que tal vez eran milenarias.

-¿Sólo comes eso?- preguntó el señor acaudalado al marinero.
-Sólo.
-Pues yo me abro por la mitad una langosta, la pongo a la plancha y me la tomo con un vaso de vino blanco.
-Bueno, también eso se puede comer- contestó el marinero”.

Como ven tampoco falta el humor. En esa línea el autor cuenta que Virgilio, el poeta, cuando dejaba de lado los versos, acudía a su cocina para preparar una ensalada a base de berros, rúcula y nueces trituradas, a la que era muy aficionado. “Mi teoría es esta: si no tienes talento para escribir la Eneida, al menos está a tu alcance preparar una ensalada de habas tiernas o una caprese con mozzarella y albahaca, una ensalada César o una de espinacas con queso rallado (…)”, concluye el valenciano.

El libro fue editado por Alfaguara en 2008. Está impreso en la Argentina y tiene 199 páginas. Cuesta $115 y se encuentra en las principales librerías.