Header

Pietro Sorba y sus restaurantes étnicos

19/07/2012 |


Hace pocos meses el periodista genovés publicó una guía sobre los restaurantes de las colectividades. Imperdible para los aventureros culinarios.

Pietro Sorba es un hombre singular. Oriundo de Génova, hace dos décadas que se radicó en la Argentina. Su trayectoria por el periodismo gastronómico ha sido rica (se ha formado principalmente en Clarín), al punto de que la editorial Planeta acaba de publicar su sexto libro, la última parte de sus guías gastronómicas criollas, esta vez dedicada a los restaurantes de las colectividades.

Para la elaboración de sus obras, Sorba hace una investigación previa donde selecciona una “lista grande” de restaurantes que va depurando. Finalmente sale a la calle a comprobar “in situ” las bondades y defectos de cada uno de los establecimientos punteados. Para terminar, se queda con un puñado de elegidos con los que confecciona sus guías. El trabajo de campo es algo que el ligur cuida al detalle.

La última tiene la particularidad de abocarse a los restaurantes de colectividades, muchos de ellos reductos interesantísimos y no ortodoxos, entre los que se destacan el restaurant boliviano de Liniers, Miriam, el croata Dobar Tek, donde hacen uno de los mejores strudel de la ciudad, el club sueco con su smörgåsbord y el tradicional Club Hungaria, un auténtico viaje en el túnel del tiempo. Otra curiosidad es el único representante africano en la Argentina, el camerunés El Buen Sabor, de Máxime Tankouo, en Villa Crespo.

La edición es atractiva, de buena calidad, icónica y con fotografías en color y blanco y negro de Javier Picerno. Salió a la venta a principios de 2012 y su costo es de $159. Ideal para aquellos exploradores gastronómicos que quieran vivir experiencias culinarias alternativas.