Header

Según pasan los platos

18/05/2012 |


Este trabajo reseña las últimas cinco décadas de lo que fue la gastronomía argentina. Una obra interesante y divertida, especialmente recomendable para nostálgicos del paladar.

El año pasado, Ediciones B lanzó un libro ideal para nostálgicos: “Según pasan los platos”, de Oscar Finkelstein. Se trata de un recorrido de los últimos 50 años de la gastronomía argentina, que comienza con la década del ‘60 y culmina en la actualidad.

El autor narra la sorprendente metamorfosis culinaria que se generó en tan pocas décadas y cómo, de una cocina monótona, previsible y desabrida, hemos pasado a consumir platos cosmopolitas, étnicos y de vanguardia. Es una obra de agradable lectura, no exenta de humor.

Finkelstein inicia este recorrido evocando a Doña Petrona, las grandes porciones de comida que eran norma dentro y fuera de casa, las sufridas carnes víctimas de largas cocciones, los vegetales sin color, el tinto con hielo y soda, los helados y golosinas extintas y el “asado de obra”.

Luego salta a la siguiente década, la del ‘70, donde rescata de la memoria el nacimiento de Pumper Nic y el auge de de la “Nouvelle Cuisine”, de moda por aquella época. Rinde homenaje al Gato Dumas y a Peloncha Perret y recuerda las marcas de vino como Crespi, Casa de Troya y Bordolino, que hoy nos parecen insólitamente remotas.

Ya entrados los ‘80 nos encontramos con Tomo I, los primeros programas de TV de un jovencísimo Mallmann, las primeras exposiciones de Cuisine & Vins, que tanto dieron que hablar y la llegada de los primeros hornos a microondas.

Sigue el hombre en la próxima década con la descripción del nacimiento de los patios de comida, fenómeno importado de los EEUU, el boom gastronómico de Las Cañitas, la génesis de Puerto Madero, la pizza con champagne, los deliveries de empanadas y, cómo no, el sushi, que vino para quedarse.

Sobre el final del libro, inaugura el nuevo milenio con una referencia a la crisis de 2001, el crecimiento de Palermo como polo gastronómico, el vertiginoso ascenso del vino de calidad, la multiplicación de las carreras de chef, la cocina molecular y el desembarco de la cocina peruana.

Como ven, hay para entretenerse. Este trabajo es, a fin de cuentas, otra forma de conocer la idiosincrasia criolla, esta vez vista a través de los hábitos culinarios, quizás la mejor forma de comprender la cultura de un pueblo.

El autor no es un improvisado, ya que escribió en Página 12, Playboy y Gente, entre otros medios. Además fue Prosecretario de Redacción del diario Clarín y editor de la revista Viva. Actualmente colabora con la revista Bacanal. La obra cuenta con 169 páginas y tiene un costo de $65.