Header

Londres ganó la sede de los Juegos Olímpicos por críticas a su cocina

30/10/2012 |


Un libro sostiene que París perdió la votación final por burlarse de lo mal que comen los ingleses.

Aunque parezca increíble, la cocina inglesa habría definido cuál fue la ciudad elegida como sede de los recientes Juegos Olímpicos. De acuerdo con un libro publicado por el presidente del Comité Organizador de Londres 2012, las críticas a la cocina inglesa por parte de las autoridades francesas habrían sido determinantes para que París (la otra sede que había quedado en carrera) perdiera la votación final.

Esto es lo que cuenta Sebastian Coe, antiguo campeón de atletismo y quien tuvo a cargo la presentación de Londres como candidata a organizar los JJOO en su autobiografía “Running My Life”. Según Coe, en la última reunión del Comité Olímpico Internacional (COI) para designar la sede de los Juegos 2012, que se realizó en Singapur en 2005, Cherie Blair, esposa del entonces Primer Ministro británico Tony Blair, se abalanzó sobre Jacques Chirac, presidente de Francia, para recriminarle a viva voz por sus críticas a la cocina inglesa.

Coe relata que la esposa de Blair “gritaba como una marrana” cuando enfrentó a Chirac delante de todos los presentes. “Vi a Cherie dirigirse como la cabeza de un misil hacia la delegación francesa. Por encima del murmullo de la gente, su voz sonaba bien fuerte: ‘¡De acuerdo con lo que he comprendido, usted hizo comentarios ofensivos respecto de nuestra cocina!’, le dijo al presidente francés”.

Esta reacción intempestiva se debió a que Chirac había hecho declaraciones en público unos días antes criticando la cocina inglesa. “Uno no puede confiar en un pueblo que cocina tan mal. Después de Finlandia, es el país que posee la peor comida”, dijo el mandatario con sorna delante de Vladimir Putin, presidente de Rusia, y Gerhard Schröder, Primer Ministro alemán.

Los gritos de la esposa de Blair en Singapur habrían espantado a Chirac, según el libro de Coe, quien decidió partir antes de tiempo de la cita de Singapur, dejando libre el camino a la delegación británica para que pudiera defender mejor la candidatura de Londres ante el resto de los miembros del COI.

Finalmente, París perdió la votación por 54 votos contra 50 y Londres terminó organizando los Juegos Olímpicos de este año.