Header

Los buenos modales en la mesa no son un invento del siglo XX

23/10/2012 |


Si pensabas que las buenas maneras en la mesa son un invento contemporáneo, estás equivocado. A continuación comentamos reglas de etiqueta en la mesa, que si bien hoy algunas parecen casi grotescas, no han perdido actualidad. He aquí las recomendaciones de “La Civilité Puérile“, cuyo autor, Erasmo, las publicó en Basilea en el año 1530:

– “Abrir desmesuradamente los ojos al beber para mirar no importa dónde, es impropio, así como echarse hacia atrás estirando el cuello a la manera de las cigueñas, para no dejar una gota en el fondo del vaso”.

– Las personas que apenas sentadas, llevan la mano a los platos, parecen lobos. Y los que tragan de golpe grandes trozos hacen como las cigueñas. “Otros al masticar, abren tanto la boca que gruñen como puercos”.

– Otro aún lamen el azúcar o toda golosina que haya pegado al plato, “es actuar como gato, no como hombre”.

– También hay individuos poco recomendables que más que comer devoran, “como aquellos que van a meter presos en breve”, o los rateros “que hacen lo mismo con lo que han robado”.

– Es tan grosero “meter los dedos en las salsas”, lamerlos o limpiárselos en la ropa, que “es mejor usar el mantel o su servilleta”.

Extracto tomado a su vez de “La Historia de la cocina y la gastronomía francesa”, de Patrick Rambourg.